La Plata | Julio Garro trató a Alak de «llorón», ser el pasado y dijo que para Kicillof la «inseguridad no es un problema»

0
11

Julio Garro es el intendente de la ciudad de La Plata. Gobierna la capital bonaerense desde 2015. En estas elecciones buscará su tercera reelección bajo el espacio de Juntos; pero antes tendrá que someterse a una interna contra el senador bonaerense Juan Pablo Allan, que es el precandidato a intendente de la lista de presidencial de Patricia Bullrich y Néstor Grindetti en la gobernación. Él respalda la candidatura de Diego Santilli en la Provincia y Horacio Rodríguez Larreta en la Nación.

Garrp reconoció que la interna opositora tomó más vuelo del esperado pero aseguró que “a partir del 14 de agosto vamos a estar todos juntos”. Advirtió, también, que “falta poco para que terminen”, los dardos cruzados. En charla con Infobae reclamó por mayor autonomía al gobierno de Axel Kicillof. Dijo que no lo escuchó reconocer el problema de la inseguridad en territorio bonaerense y aseguró que si Diego Santilli termina ganando la interna y luego la elección general en La Plata y en los municipios que lo requieran habrá una Policía de la Ciudad, con las mismas características que la que funciona en CABA. 

En estas elecciones, en La Plata, también compite por Unión por la Patria el ex intendente y actual ministro de Justicia bonaerense, Julio Alak; quién denunció al municipio por la destrucción de cartelería de campaña en la vía pública. “No es cierto”, dijó sobre las acusaciones y aseveró: “Nosotros también hicimos una presentación judicial donde tenemos todos los videos y las imágenes archivadas y presentadas en la justicia para mostrarle a la gente la destrucción de cartelería del espacio nuestro. La diferencia es que nosotros no somos llorones y hay algunos que lloran. Cuando él fue intendente no había un cartel en la ciudad de La Plata porque no le dejaba poner carteles a nadie. De hecho hizo una ordenanza para que nadie ponga carteles. Esto no es para llorones, esto es para gente que hace política, que compite sanamente. Puede haber algún inconveniente en algún barrio, suele pasar, pasó siempre, pero esto se arregla con diálogo. Pero también hay que darse cuenta que tiene una competencia de 4 listas más. Entonces, es fácil echarle la culpa al gobierno local porque es su mayor enemigo”.

– ¿Qué cree que se pone en juego en esta elección?

– El futuro del país. Si va a haber un país con mucho más diálogo, con equilibrio. La grieta no nos condujo a nada, estamos cada vez peor. Hay gente que la pasa mal, que no llega a fin de mes. El tema de la inseguridad es un tema que azota todos los días sobre todo en la provincia de Buenos Aires y nos jugamos mucho como país. A veces siento que nos jugamos el futuro de nuestros hijos. Es esta oportunidad y ninguna más.

– ¿Qué le dice a la gente que los votó en 2015 y ahora van a cambiar su voto?

– Hoy la gente está enojada y para mí tienen razón. La gente está decepcionada. Nunca iría en contra de lo que la gente siente o piensa. Y tienen razón porque hubo una dirigencia política en décadas, no en años, en décadas, que hizo las cosas mal y nunca hubo un mea culpa de la dirigencia política y me parece que eso está mal y tienen razón en enojarse. ¡El desafío cuál es?, es tratar de construir el país que seguramente esa persona enojada también sueña y en ese sentido el gobierno anterior -e incluso el mismo Mauricio Macri en su libro, ha sido muy crítico de su gobierno y ha reconocido las cosas que no han salido bien-. He oído pocos presidentes que critican su gestión. No escuché nunca al presidente Alberto Fernández decir que se equivocó, que se confundió con la fiesta de Olivos, decir que el vacunatorio VIP no fue un vacunatorio VIP y tampoco escuché al gobernador (Axel) Kicillof que diga que el tema de la inseguridad en la provincia de Buenas Aires es un problema y me parece que reconocer los propios errores siempre es bueno. Así que estamos para transformar lo que viene con una nueva generación política, que claramente empieza a asomar, con líderes que están detrás de esa generación ayudando a que las cosas sucedan de un lado y del otro. Creo que la gente va a terminar confiando por lo que viene pasando en las provincias, sobre todo, de un cambio contundente a nivel nacional, provincial y en mucho municipios de la provincia.

– ¿Qué ven de los resultados provinciales?

– Lo que pasó en Santa Fe, en San Luis, en San Juan, en Chubut el otro día luego de 20 años, son señales muy fuertes. No entiendo por qué no pasaría en la Provincia de Buenos Aires o en las provincias con mayor cantidad de pobres, mayor cantidad de indigentes, donde la mayoría de los chicos son pobres, o no tienen educación, o tienen mala educación, donde no tienen seguridad. Yo confío mucho en la gente que va a camino de cambio contundente.

– ¿Por qué no se llegó a una unidad en Juntos y la interna ha sido con acusaciones cruzadas?

 Las competencias son buenas. Por ahí es bueno tratar de buscar la unidad y no se consiguió, porque hay dos modelos o ideas de cómo hacer las cosas que tienen cierta diferencias entre uno y otro. Pero la competencia nos hace más grandes. Yo soy producto de una interna en 2015, nosotros a nivel local. Con Diego Santilli y Facundo Manes jugamos una interna en 2021 y le ganamos al kirchnerismo y al peronismo unido en la provincia de Buenos Aires. El diario del lunes nos permite certificar que fue bueno. El 14 de agosto vamos a estar todos juntos para dar la pelea final. Es cierto que las agresiones desclasificación de unos a otros nunca es bueno. Las agresiones no son buenas. Faltan pocos días para que termine

– ¿Por qué respalda a Horacio Rodríguez Larreta y no a Patricia Bullrich?

 Toda mi vida más allá de la política traté de ser coherente. Yo jugué una elección con Diego Santilli en 2021, con Horacio también que estaba en ese desafío importante y me pareció mantener esa coherencia y no andar de un lado para el otro. Esas cosas en política tarde o temprano tienen un peso. Estaba la posibilidad de ir en V corta, terminó siendo este tema de estar con uno y otro. Preferí mantener la coherencia. Con Horacio vengo trabajando hace muchos años. La respeto mucho a Patricia; es una dirigente con la tengo buen diálogo, pero me identifico con Horacio. Traté de mantener eso.

– Y que le hagan una interna a usted por la intendencia ¿cómo lo analiza?

– En lo local es una competencia más como fue en 2015, como fue en 2021. Vamos a poner lo mejor de nosotros y entendemos que los platenses van a terminar eligiendo la continuidad de este proyecto que hemos iniciado. Con obras hidráulicas, iluminación, SAME, prevención en seguridad con nuevas cámaras, con iluminación, con centro de monitoreos en todos los espacios públicos, con botones antipánicos, con una agencia de seguridad vial nueva. Creo que el ciudadano termina eligiendo. Siempre es bueno competir, siempre y cuando sea una competencia con respeto y no tengo ninguna duda que la gente que nos va a seguir acompañando.

– ¿Qué hay que hacer para retener el voto en la interna de Juntos después del 13 de agosto?

– Primero y principal, saber que la gente nos está mirando y que cuando nos cruzamos lo primero que nos dice es no se peleen. Hay que entender que la gente piensa, porque muchos políticos piensan que la gente solamente vota lo que ve en un cartel y están equivocados. Hay un día 13, pero sin ninguna duda hay un día posterior; que nos tiene que encontrar muy unidos, por eso es muy importante el respeto en una campaña. No hay lugar para el desagravio.

– En la ciudad de La Plata, el ministro de Justicia bonaerense y ex intendente, Julio Alak, es uno de los candidatos de Unión por la Patria; en una entrevista con Infobae dijo que el gobierno local no se involucra en buscar soluciones a los barrios populares que han aumentado en los últimos años ¿qué le contesta?

– Nosotros recibimos, en el 2015, luego de la gestión de Julio Alak y de Pablo Bruera, una ciudad con 132 asentamientos. Desde 2015 al día de hoy hubo cientos de intentos de tomas. Casi todos fracasaron.Hablar del crecimiento de nuestra ciudad y la planificación cuando recibimos una ciudad con 132 asentamientos me parece mínimamente ser crítico qué hizo cada uno para luego poder opinar. La única toma que se llevó adelante en terrenos del gobierno nacional porque son tierras nacionales y que hoy se la dio a la Provincia y miraron para otro lado fue la megatoma de Los Hornos. Yo no lo vi a Julio Alak intermediando, ni a Pablo Bruera intermediando para que la toma se ordene y eso se desarticule, al contrario. Si tenemos un ex intendente que hoy es ministro de Justicia (Julio Alak), pudo haber colaborado mucho más y sin embargo no lo hizo. Así qué no sé cuánto le importan los platenses y cuánto le importa el crecimiento de nuestra ciudad.

– ¿Y qué hizo el municipio con la llamada megatoma de Los Hornos?

– Fuimos a varias reuniones y mesas de trabajo con la provincia de Buenos Aires. Llevamos un proyecto de urbanización. Dijeron que iban a poner Gendarmería. 

Pusieron cinco gendarmes para un predio de más de cien hectáreas. El único que sentí que se opuso a que eso pase fue el ministro de Seguridad, Sergio Berni y sin embargo no pudo con la pelea política y terminaron usurpando un predio que nos preocupa, que es un precio inundable, que está creciendo sin planificación y que vamos a tener que llevar soluciones los próximos cuatro años.

– Recién mencionó a Berni, ¿Cómo es la relación suya con el ministro de Seguridad provincial?, ¿está conforme con la gestión?

– Estuvimos un tiempo distanciados, la verdad que no sé todavía por qué. Pero luego eso se acomodó. Hoy el diálogo es directamente con la policía de la Provincia de Buenos Aires, con el subjefe de la policía, con quien trabajamos permanentemente en cuestiones que pasan en nuestra ciudad, en información y nos apoyamos mutuamente en los operativos. Ahora, claramente la inseguridad es una cuestión de la provincia de Buenos Aires, no solo en esta ciudad, en toda la Provincia. Es tiempo de que empecemos a hablar de la autonomía de los municipios en algunas materias, ésta es una. Yo sueño y estoy convencido que si Diego Santilli es gobernador y yo intendente, vamos a hacer y vamos a conformar la policía de la Ciudad de La Plata, porque nadie mejor que un intendente que conoce su territorio, que sabe dónde se vende droga, sabe dónde está el delito, sabe cómo se mueve el delito de un barrio a otro porque es dinámico, sabe por dónde entra y por dónde sale el delincuente, y me parece que hay que darle una posibilidad a los intendentes de que sean realmente responsables de lo que pasa en su ciudad.

– ¿Pero con facultad preventivas, de investigación, ambas?

– No, no, no. Necesitamos una policía formada por el municipio, capacitada por el municipio, dándole todos los insumos por parte del municipio. Una fuerza armada, una fuerza con armas.

– Tuvieron la Policía Local que iba a funcionar que finalmente no funcionó, funcionó a medias digamos.

– No funcionó, pero cuando teníamos la Policía Local que nos la sacaron y tampoco escuché a ningún candidato a intendente que hoy se postule por Unión por la Patria diciéndole a la Provincia no le saquen la policía local a mi ciudad. Yo estaba solo peleando como un loco. La Policía Local que fue una policía que se constituyó en el 2014, que es cierto, que pudo haber sido una fuerza que muchos jóvenes ingresaron para encontrar un laburo, después eso se fue depurando, muchos quedaron en el camino y los pocos que habían quedado, que no eran muchos, servían vos ibas a un centro comercial y los veías caminando en una avenida, en cualquier centro y había cierta prevención, cierta comunicación con el resto de la policía. Bueno, de un día para el otro desapareció esa policía

– Es la eterna discusión sobre qué hacen los municipios por la seguridad

– Los intendentes no podemos estar poniendo excusa tras excusa, los intendentes necesitamos que nos den las herramientas para ser responsables. Porque ¿qué hace un intendente? En La Plata recibimos una ciudad con 296 cámaras, estamos en 1400, cuando las pusimos nos dimos cuenta que no las veíamos porque era luz de sol amarilla; tuvimos que transformar toda la ciudad a led, siendo la segunda ciudad del país con más cantidad de led. Empezamos a entregar botones anti pánico, creamos el centro de operaciones y monitoreo de alta complejidad, compramos todos los software nuevos, todo el almacenamiento nuevo, contratamos personal nuevo. Creamos la guardia urbana, le compramos móviles, camionetas. Hemos puesto los puestos de seguridad, o las garitas de seguridad en los espacios públicos para trabajar en la prevención, ver desde ese lugar todas las cámaras de ese barrio. A la policía le pagamos gran parte del combustible a todos los patrulleros de la provincia de Buenos Aires, le cambiamos las cubiertas, le ponemos las baterías a las camionetas y lo hacemos con gusto, pero necesitamos tener la injerencia que hace falta en manejar una fuerza, no que nos obedezca, que se siente en una mesa a trabajar como corresponde y ver cómo vamos corriendo el delito, y trabajar con la responsabilidad de que si pasa algo en nuestra Ciudad la culpa es nuestra.

– ¿Esta visión también es compartida con intendentes peronistas?

– Casi todos. Todos quieren su policía, todos quieren arreglar las escuelas públicas de la provincia de Buenos Aires, que no haya una Provincia en el medio, que para cambiar arreglar una pérdida de un colegio, en un baño, tenés que iniciar un expediente de 100 fojas, y mientras tanto se cierra ese baño y no hay clases. Para llevar un gasista matriculado a una escuela, tenés que hacer un expediente de 300 fojas, no de 100. Entonces hay que terminar con eso. Porque las directoras, los auxiliares llaman al intendente. Esa cercanía que tienen los intendentes o las intendentas es muy fuerte a comparación de una provincia, porque la Provincia, que atiende acá en La Plata, es muy grande y para llevar una solución es muy complejo. Tenemos que empezar a hablar de autonomía en cuestiones que le van a mejorar la vida a nuestra gente. Tiene que haber una discusión seria de cómo hacer un gobierno más compacto que lleve soluciones a la gente.

– ¿Cambia ser intendente con un gobierno provincial y nacional del mismo espacio político que con un gobernador y presidente de otro sector?.

– Sí, cambia. Con María Eugenia (Vidal) hicimos muchas obras, incluso con Mauricio Macri. Las obras hidráulicas, quizás fueron las más importantes. Con Vidal hemos traído el SAME por ejemplo y gobernar con un gobernador que tiene otro color político no es lo mismo, sin ninguna duda. Pero tengo un compromiso de gobernar con los platenses. Nunca se me cayó un anillo de ir a sentarme con la Provincia y pedir una obra, para llamar por teléfono y destrabar un expediente. Cuando hay que competir, competimos, pero cuando hay que llevarle soluciones a la gente no importa quién se la dé.

– En el marco de que hay internas en Juntos y en Unión por la Patria a nivel local, ¿lo más importante es ser el candidato más votado más allá del resultado a nivel frentes electorales?

– Yo creo que la PASO es la mejor encuesta

– ¿Pero sale posicionado en esa situación hipotética?

– Todos los candidatos que nos presentamos queremos ser los mejores, siempre; en la vida uno quiere ser mejor. Pero la verdad es que la gente es la que va a terminar definiendo no solo quien gana la interna, que es importante, sino que va a terminar definiendo cuál es la final. Nosotros estamos muy confiados en que la gente nos va a seguir acompañando. Y si no no importa, el tema acá es pasar esta elección y seguir en carrera para lo que viene. Para seguir defendiendo y sosteniendo lo que eligieron los platenses hace poco menos de 7 años. No creo que se trate de un número frío, creo que se trata de defender o no un proyecto.

– El candidato Julio Alak denunció en la Justicia al municipio por la rotura de la cartelería de campaña ¿tiene algo para decir al respecto?

 Primero que no es cierto. Nosotros también hicimos una presentación judicial donde tenemos todos los videos y las imágenes archivadas y presentadas en la justicia para mostrarle a la gente la destrucción de cartelería del espacio nuestro. La diferencia es que nosotros no somos llorones y hay algunos que lloran. Cuando él fue intendente no había un cartel en la ciudad de La Plata porque no le dejaba poner carteles a nadie. De hecho hizo una ordenanza para que nadie ponga carteles. Esto no es para llorones, esto es para gente que hace política, que compite sanamente. Puede haber algún inconveniente en algún barrio, suele pasar, pasó siempre, pero esto se arregla con diálogo. Pero también hay que darse cuenta que tiene una competencia de 4 listas más. Entonces, es fácil echarle la culpa al gobierno local porque es su mayor enemigo. Entonces dicen “vamos a echarle la culpa al gobierno de La Plata porque el gran desafío es sacarlo de carrera para la general” es pelearse con el que mejor está, o al menos con el que está gobernando, me rectifico. Primero se tiene que dar cuenta que está en una interna de 5 listas y segundo que nosotros hemos hecho la presentación de todas las cámaras que nos pidió la Justicia y que nos pidieron ellos donde el 90% es rotura y cartelería del espacio que me toca representar. Pero no me quiero detener tanto en esa cuestión. Yo creo que acá el debate más importante es qué ciudad construyeron ellos y qué ciudad pensamos en construir nosotros y la gente no mira al pasado. Julio Alak gobernó la ciudad cuando no había internet. Y yo estoy convencido que la ciudad La Plata no vuelve para atrás, va a ir para adelante. Así que vamos a trabajar en esa línea y estamos convencidos que la gente nos va a acompañar. (InfoBAE) 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here