Santa Fe en tiempos de Milei: Indicadores económicos están entre el 20 % al 70 % por debajo del 2017

0
58

“La actividad económica de la provincia se redujo un 8,6% interanual en marzo. Al cierre del primer trimestre del año, el ICASFe continuó registrando una contracción significativa. Sin embargo, la última medición mensual mostró una leve desaceleración”, detalló el último informe elaborado por el Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

El indicador expresa, en el análisis de los autores del informe, “ la agudización de la caída en la actividad económica provincial, en la medición punta a punta” con la mayoría de los rubros medidos “en niveles bajos”. En el conjunto, la medición está 14,5% por debajo de los picos de 2017, pero con depresiones significativas en algunos rubros.

“Al comparar la medición correspondiente a este último mes con el máximo alcanzado antes de la recesión 2018-2020, las series representativas del consumo, recursos tributarios disponibles para la administración provincial e industria (en general) se encuentran cerca de un 20,0% por debajo; para el poder adquisitivo de los salarios registrados la distancia es mayor al 30%, para la construcción y los patentamientos, 40% y 70% por debajo; y la demanda laboral más del 50%”.

Al detallar los indicadores del ciclo económico santafesino a partir de los cuales se elabora el indicador, el equipo de análisis señala que cinco de los ocho sectores “continuaron registrando variaciones mensuales negativas, uno se mantuvo sin cambios, y dos mostraron tasas positivas. En relación a marzo de 2023, es decir, en términos interanuales, sólo se mantuvo en alza el nivel de empleo formal”.

El patentamiento de vehículos nuevos “obtuvo una tasa mensual prácticamente nula (0,01%), mientras que en la comparación interanual registró una caída del -23,2%”. Entre los bienes durables, “el consumo de cemento, presentó tasas del -5,5 y -34,8% mensual e interanual, respectivamente. Continúan impactando negativamente, la menor demanda de obra privada y la contracción de fondos asignados a obra pública nacional en territorio provincial”.

El documento del CES/BCSF, que dirige Lucrecia D’Jorge y coordina Pedro Cohan, expone que “los recursos tributarios provinciales arrojaron la novena variación mensual negativa consecutiva (-1,7%). Se destaca la marcada baja registrada tanto en el impuesto de sellos como en los recursos provenientes de la coparticipación (recursos de origen nacional transferidos a la provincia), dando como resultado una merma interanual del -13,1%”.

La caída en las fábricas

La producción industrial de Santa Fe muestra -siempre según el Icasfe- un desempeño desfavorable “con una caída general del 3,5% entre febrero y marzo de 2024, y del -11,3% con respecto a marzo de 2023.

Sólo por la “incipiente reactivación” de la agroindustria, el consumo de hidrocarburos (excluyendo naftas y fuel oil) “marcó un incremento mensual del 0,8% (1,3% acumulado para el primer trimestre de 2024)”. El dato se justifica en la “necesidad de previsiones para el desarrollo de la campaña” de cosecha. “En la comparación interanual, la tasa fue del 5,5%”.

La serie representativa del consumo de gas industrial en la provincia -antes del impacto de los cortes por el “invierno adelantado”- “registró una caída mensual de -2,6%, luego de dos meses con variaciones en terreno positivo. Frente a igual mes de 2024, la tasa fue de -1,8%, mientras que se evidenciaban tasas interanuales en torno al -20,0% hacia fines de 2023.

“Luego de la corta recuperación registrada por el consumo de energía eléctrica industrial -añade el reporte- entre diciembre de 2023 y febrero de 2024, durante marzo y abril volvieron a registrarse contracciones mensuales. La variación interanual también marcó una caída acumulada durante el último año”.

La producción láctea santafesina “continúa en una senda descendente, con una caída mensual del -1,8% en marzo. Asimismo, se agudizó la disminución interanual, con una tasa del -14,3%”.

Con datos actualizados hasta abril, “la molienda de oleaginosas marcó cierta desaceleración en el incremento acumulado durante 6 meses de variaciones mensuales positivas consecutivas. En el plano interanual, las tasas continúan en positivo, la variación del mes de abril fue del 26,2% (abr 2024/abr 2023). En particular continúa la recuperación de la molienda de soja: en abril, en el territorio provincial se destinaron 885.000 toneladas más respecto al mes de marzo. La molienda de girasol descendió en 1.000 toneladas”.

Por último, la faena bovina volvió a registrar tasas negativas tanto en el comportamiento mensual (-4,4%) como interanual (-15,2%). Y la de porcinos, luego de algunos altibajos, volvió a crecer en abril, con tasas de 1,9 y 5,4%, respectivamente.

¿Un rebote?

Entre los registros industriales, hubo uno de singular relevancia en el sur santafesino que mostró señales diferenciales. “En abril del presente año, la producción de maquinaria agrícola en la provincia de Santa Fe presentó una tasa levemente positiva mensual, luego de acumular doce meses de caídas. En términos interanuales, la merma se ubicó en -34,2%”. Cabe recordar de todas maneras que, para ser tendencia, ese punto de inflexión debería confirmarse en el tiempo.

El trabajo resiste con menos ingresos y baja del consumo

El informe expuso que “los puestos de trabajo registrados (altas nuevas) disminuyeron un 0,3% durante marzo, manteniéndose en terreno positivo en

la comparación interanual, aunque recortando la tasa al 1,5%. Por su parte, el conjunto de remuneraciones reales de los empleados registrados en la provincia marcó una pérdida interanual del poder adquisitivo del 14,9%, mientras registró una leve recuperación mensual en comparación con febrero (2,6%).

“Esta tasa positiva -explican los autores del informe- responde al impacto conjunto de la puesta en vigencia de acuerdos salariales y la desaceleración de la inflación, luego de los valores registrados entre diciembre de 2023 y enero del año en curso. Sin embargo, se espera que vuelva a contraerse en los meses subsiguientes”.

En línea con ese escenario, la serie representativa del consumo midiendo ventas de supermercados en la provincia de Santa Fe (grandes superficies) “registró en marzo una variación mensual negativa del -0,9%. En términos interanuales acumuló una caída del 7,5%”.

“Las expectativas empresarias para incrementar personal (demanda laboral) señalaron una variación mensual positiva, aunque se mantienen en terreno negativo en comparación con marzo de 2023 (-39,1%)”. Expone el informe que esta serie regularmente “presenta una volatilidad y amplitud más importante que la correspondiente al resto, lo que justifica la magnitud de la tasa mensual (16,2%), mientras que en términos de nivel se ubica un 51,5% por debajo del máximo alcanzado en junio de 2022”.

Indicios “marginales”

“Si bien pueden empezar a aparecer incipientes indicios de recuperación en algunos indicadores puntuales, todavía serán marginales como para poder pensar en una recuperación de la actividad económica provincial, en su conjunto. En marzo de 2024 el Icasfe se ubicó 14,5% por debajo del máximo alcanzado en diciembre de 2017, lo que da cuenta del camino a recorrer para alcanzar el nivel a partir del cual se podría comenzar una nueva etapa de crecimiento”. (E L)