«Los ‘BRICS plus’ y el poliedro del Papa Francisco»

0
98

Por Victor Gaetan (*) @VictorGaetan.- Tras la Segunda Guerra Mundial, surgieron numerosas organizaciones multilaterales, todas ellas con un único centro, Estados Unidos. El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional se crearon en 1944 para estabilizar la economía mundial de la posguerra.

Las Naciones Unidas se fundaron un año después, con el objetivo ideal de garantizar la paz y la seguridad mundiales. OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), alianza militar creada en 1949 para contrarrestar al bloque soviético. En 1961, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reunió a 38 países con regímenes comerciales liberales. El Grupo de los Siete (G-7) fue una respuesta organizada a la crisis del petróleo de 1975; el Grupo de los 20 (G-20) surgió en 1999 tras la crisis financiera asiática.

En los últimos 75 años, ninguna organización multilateral ha desafiado el orden centrado en Estados Unidos posterior a la Segunda Guerra Mundial. Hasta ahora, con el BRICS+.

La alianza geopolítica y económica conocida como BRICS debe su nombre a las iniciales de sus países fundadores: Brasil, Rusia, India y China que establecieron un vínculo en 2006 al que se sumó Sudáfrica en 2010. Ahora la alianza se está ampliando. Este año se han incorporado cuatro nuevos miembros: Egipto, Etiopía, Irán y Emiratos Árabes Unidos (EAU). (Según la agencia de noticias Reuters, Arabia Saudí sigue sopesando una invitación).

A quién benefician los BRICS+ y la desdolarización

Los BRICS+ son una poderosa alianza con una población en conjunto de unos 3.500 millones de personas, es decir, el 45% de todos los habitantes de la Tierra. Controla el 30% del petróleo mundial (mientras que Estados Unidos controla el 2,1%). La BBC calcula que el grupo ampliado abarca alrededor del 28% de la economía mundial. Sin embargo, sus miembros se sienten marginados por las potencias occidentales que controlan las organizaciones multilaterales tradicionales. Como ha explicado Anil Sooklal, embajador de Sudáfrica ante los BRICS, a Al Jazeera, el Sur Global está «al margen en lo que respecta a la toma de decisiones a nivel mundial… Existe casi un sistema de apartheid en el que la minoría decide por la mayoría, y ésta sigue siendo la situación actual en el escenario mundial». Sooklal ha afirmado que el objetivo de los BRICS es «una comunidad global más inclusiva y multipolar».

En la cumbre anual celebrada el pasado agosto en Johannesburgo, en el orden del día (además del debate sobre los nuevos candidatos, que eran unos 40 países que solicitaban la admisión) figuraba la forma en que la alianza podría reducir la dependencia mundial del dólar. Los miembros ya están negociando más acuerdos comerciales en las monedas nacionales y no en dólares. Rusia comercia con India en rupias; la mayor parte del comercio entre Rusia y China se hace en rublos o yuanes. El verano pasado, los Emiratos Árabes Unidos decidieron aceptar rupias de la India para sus transacciones comerciales, un cambio que ahorra dinero a la India al eliminar los costes de conversión del dólar. Egipto podría incorporarse en breve al grupo, por lo que su Ministerio de Asuntos Exteriores ya está instando a los Estados miembros a comerciar en moneda nacional. También Irán ha planteado inmediatamente esta cuestión.

En una entrevista concedida a la Agencia Fides, el analista internacional de origen brasileño Roberto Alverez confirmó que la desdolarización tiene una motivación económica y política (ya que los países no toleran el control financiero de las instituciones occidentales): «Un amigo que trabajaba en el Banco Africano de Exportación e Importación creó una plataforma que ayuda a 53 países a comerciar en moneda local. El Banco ha calculado un ahorro de ¡5.000 millones de dólares al año! Por tanto, la desdolarización tiene un aspecto muy pragmático. Se trata de ahorrar dinero en efectivo. Las economías sin efectivo harán cualquier cosa por ahorrar dinero».

La economía de Brasil está fuertemente ligada al dólar (más del 80% de sus reservas de divisas se mantienen en moneda estadounidense), y sin embargo, durante su primera visita oficial a China el año pasado, el Presidente Luiz Inàcio Lula da Silva declaró públicamente: «Todas las noches me pregunto por qué todos los países tienen que basar su comercio en el dólar. ¿Por qué no podemos comerciar basándonos en nuestras propias monedas?».

El Nuevo Banco de Desarrollo, el cambio climático y el desarrollo sostenible

Lula visitó el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), con sede en Shanghái, uno de los logros tangibles de los BRICS. Se creó en 2015 para proporcionar financiación a proyectos en países miembros y no miembros, principalmente en infraestructuras y desarrollo sostenible. En Rajastán (India), el mayor estado del país, el clima es extremadamente seco y se enfrenta a frecuentes sequías y al envejecimiento de los sistemas de riego. El NDB invirtió 345 millones de USD para restaurar un sistema de canales crucial, construido a finales de los años 50, que ha aumentado considerablemente la disponibilidad de agua. El proyecto se ha diseñado para apoyar la conservación del agua y la diversificación de los cultivos.

El proyecto de Rajastán es un buen ejemplo de las prioridades del NDB. Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil y aliada cercana de Lula, fue nombrada presidenta del NDB la pasada primavera y permanecerá en el cargo hasta julio de 2025. En su primer discurso, confirmó que «el NDB es un Banco construido por y para los países en desarrollo, donde las voces de todos los países miembros se escuchan por igual», una observación que sugiere que estos países no son escuchados por los actores tradicionales de las finanzas internacionales. Rousseff también aclaró el compromiso del NDB con los objetivos del cambio climático: «Apoyamos las estrategias nacionales de los países miembros del Banco para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, financiando energías renovables, infraestructuras ecológicas y resilientes, y aspirando a un crecimiento con bajas emisiones de carbono».

Dilma Rousseff fue presidenta de Brasil de 2011 a 2016 y ayudó a crear el NDB. Aunque dejó el cargo bajo coacción, sometida a juicio político por complejas acusaciones de corrupción, el Papa Francisco la defendió el año pasado, calificándola como «una mujer con las manos limpias, una mujer excelente». El Papa Francisco sugirió que tanto Rousseff como Lula fueron víctimas del «lawfare», el uso de los medios de comunicación y los procedimientos judiciales para atacar a los oponentes políticos.

La geopolítica del poliedro

Además del aprecio por la Presidente del NBD, el Banco, como empresa, tiene características que sin duda pueden resultar interesantes para el Papa Francisco. Está implicado en proyectos que benefician al medio ambiente, proyectos que se autofinancian con sus propios beneficios. Además, el BRICS+ desafía las fronteras regionales y culturales: la expansión reúne a países de muchas regiones (América Latina, Europa, Asia, África y Oriente Medio) y de diferentes orígenes culturales y religiosos, en concreto católicos (Brasil), ortodoxos (Etiopía y Rusia), hindúes (India), confucianos (China) y musulmanes (Egipto, Irán y Emiratos Árabes Unidos). Es una respuesta colaborativa a un sistema internacional que se ha vuelto altamente punitivo, en el que las sanciones económicas se utilizan como armas de guerra política. Álvarez señala que el BRICS+ permite a Brasil, por ejemplo, apoyar a los países africanos de forma estructurada, en consonancia con una sensibilidad marcada por la fe católica y también por un sentimiento de deuda histórica con los esclavos africanos que construyeron la riqueza del país. (Los esclavos eran traídos a Brasil desde África para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar. La mayor parte de la riqueza del país se basaba en la esclavitud). Álvarez añade que en los años 70 Brasil era un importador neto de alimentos, pero hoy es el mayor exportador neto de productos agrícolas del mundo. El giro radical, sobre todo desde 2000, lo explica la investigación agrícola, que ha aumentado los rendimientos, las grandes inversiones en tecnología de producción y la expansión de las tierras cultivables. «Las empresas brasileñas están acostumbradas a operar en contextos emergentes y pueden ofrecer conocimientos técnicos específicos y pertinentes. «El compromiso con África cumple valores humanistas y permite que ambas partes ganen juntas».

«Debemos ampliar siempre la mirada para reconocer un bien mayor que nos beneficie a todos», escribe el Papa Francisco en Evangelii Gaudium (§235). Se trata de una exhortación apostólica que incluye una imagen-símbolo eficaz de la unidad global, una unidad en la que cada cultura mantiene su autonomía al tiempo que contribuye al conjunto: la imagen del poliedro.

«El modelo no es la esfera, que es superior a las partes, donde cada punto es equidistante del centro y no hay diferencias entre un punto y otro. El modelo es el poliedro, que refleja la confluencia de todas las parcialidades que conservan en él su originalidad. Tanto la acción pastoral como la acción política tratan de reunir lo mejor de cada una en ese poliedro. En él están incluidos los pobres, con su propia cultura, sus proyectos y su potencial. Incluso las personas que pueden ser criticadas por sus errores tienen algo que aportar que no debe perderse. Es la unión de los pueblos que, en el orden universal, conservan su peculiaridad; es la totalidad de las personas en una sociedad que busca un bien común que incorpore verdaderamente a todos» (Evangelii Gaudium, §236).

Los BRICS+ encarnan un mundo multipolar, en el que las diferencias nacionales refuerzan la unidad. Es un experimento al que merece la pena prestar atención. La próxima cumbre anual del BRICS+ se celebrará en Kazán (Rusia) en octubre. Jacques Sapir, economista francés, prevé que Argelia, Tanzania e Indonesia serán algunos de los nuevos países que se unirán a esta alianza en rápido crecimiento.

(*) Es Senior Correspondent del National Catholic Register y se ocupa de cuestiones internacionales. Escribe también para la revista Foreign Affairs y ha colaborado con Catholic News Service. Es autor del libro God’s Diplomats: Pope Francis, Vatican Diplomacy, and America’s Armageddon (Rowman & Littlefield, 2021). Su sitio web es VictorGaetan.org

Publicada el por Agencia Fides el 27/2/2024.